San Valentín

No hay nada como una celebración para disparar la imaginación

Cierto és que el día de San Valentín, de la Madre, del Padre son creación del consumismo.
El marketing se quedó corto con transformar la Navidad, Carnaval, Halloween y Semana santa.
De los sentimientos se extraen otras ocasiones para invitarnos a gastar.

¿Pero quién dijo que no nos podamos divertir sin gastar?

Yo me quedo con el verbo sentir y de allí le añado un poco de ilusión y echo a volar la imaginación.
Me froto las manos y dejo que la creatividad se empape de cariño.

Mirad que camiseta me hice yo misma 😉
Con cartón, lapiz y un cuter me hice una plantilla.
Y luego con pinceles y pintura especiales para estampar ropa customizé una vieja camiseta 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Deja un comentario