¿Cómo poner un huevo?

¿Las gallinas ponen huevos sin ser fertilizadas?

No recuerdo muy bien a cuento de qué caí atrapada en esta pregunta. Lo cierto, es que nunca me había planteado si las gallinas necesitaban la presencia de un gallo para poner huevos. Decidí inmergirme en las redes de Mister Google para resolver mi duda… Aunque, como suele pasar, una vez más me veo atrapada por la gran masa informativa y acabo absorbiendo más información de la cuenta. Tic, tac,… pasan las horas y ¿qué he aprendido?

Por lo visto, una gallina empieza a poner huevos cuando llega a la madurez. Al igual que las mujeres que producen un óvulo cada mes independientemente de su actividad sexual, las gallinas producen un huevo cada día sin importar si tienen acceso a un gallo o no.

E aquí la respuesta que me hace descubrir otra curiosidad. Por lo visto, también existen casos en los que encontramos huevos atascados. Las pobres gallinas se vuelven inmóviles. Hay que ayudarlas a dilatar el canal dándoles agua y creando un ambiente caluroso a base de vapor y lámparas annexas. Sinó, pues mándarlas directo al veterinario para recibir una inyección de gluconato de calcio para que puedan parir a gusto.

¿Y qué es el gluconato de calcio? Pues según wikipedia “se utiliza para contrarrestar una sobredosis de sulfato de magnesio, que a menudo se administra a mujeres embarazadas para prevenir profilácticamente las convulsiones, como en las pacientes diagnosticadas con preeclampsia. El sulfato de magnesio también se da a las mujeres embarazadas que están experimentando un parto prematuro con el fin de disminuir o detener las contracciones uterinas. El exceso de sulfato de magnesio resulta en una toxicidad que provoca tanto la depresión respiratoria como la pérdida de los reflejos tendinosos profundos (hiporreflexia). El gluconato de calcio es el antídoto para tal toxicidad por sulfato de magnesio.

¿Qué simboliza el huevo?

En resumen, partiendo del huevo he llegado hasta el embarazo de una mujer. Lo cuál, el huevo es el símbolo de la vida, gestación y nacimiento. Hay culturas que incluso lo relacionan con la resurrección y el renacimiento.

Sin muerte no hay vida, sin vida no hay muerte.

Ahora bien, subiré un peldaño y mostraré mi interpretación subjetiva. Lo vincularé directamente al cambio necesario para alcanzar una nueva etapa. El huevo es el recipiente en que todo individuo se sienta y espera. Protegido, estudiando e incubando una nueva idea que no nacerá hasta que esté listo para romper la cascara. Sin embargo, para adquirir un nuevo pensamiento debe morir otro. Es inevitable. Es la esencia de la evolución. Una escalera que debe ir en ascenso dejando atrás viejas ideas.

En cuestiones de conceptualización de huevos, Salvador Dalí era todo un sabio. Nacía de un huevo como quién marcó una nueva era. Y también los estampaba como fertilizantes de sus nuevas obras.

El huevo de oro = el huevo del mundo

Hablar de oro, es referirse a la alquimia: sol, alumbramiento y aprendizaje. Nombrar al mundo es dar énfasis al ciclo de la vida: movimiento giratorio, tiempo, espacio y evolución. E aquí la clave de como debemos poner un huevo. ¡Madurando!

Tod@s nacemos y durante nuestro crecimiento nos asientan las bases de la vida. Sin embargo, tarde o temprano, surge la primera duda y es aquí dónde empieza la elección sobre si permanecer en el conformismo. ¿Hago caso de lo que me dijeron o quiero ver por mi mism@ si eso es cierto? Evidentemente, los errores y los baches también tienen cabida en este recorrido. Todo camino nuevo es un mundo desconocido. Toma su tiempo, igual que incubar un huevo. Y depende del propio individuo que nazca algo nuevo de su interior.

Huevo de oro | KAFETERA

Deja un comentario